Piden al INV que controle a bodegas por dudas con las cifras de la cosecha 

Hay sospechas en viñateros de San Juan y Mendoza de adulteración de vinos con agua, que tiene fuertes multas.

Entidades de viñateros de San Juan y de Mendoza le pidieron ayer por nota al presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, que haga una auditoría en las bodegas de ambas provincias sobre los ingresos de uvas de la cosecha y con toma de muestras de las piletas. Es porque hay sospechas de dos maniobras, por un lado que los establecimientos han hecho figurar más kilos de los efectivamente ingresados y por otro que se está agregando agua a los vinos más allá de los límites permitidos. La última maniobra, de resultar comprobada, está sancionada con fuertes multas.

Los viñateros hablan de que se trata de una “sospecha”, pero que no tienen pruebas para demostrar que efectivamente estas prácticas no permitidas se estén realizando. Se basan, según sostienen sus protagonistas, en que según estimaciones propias hay una merma en la vendimia del orden de entre el 20 al 25%, mientras que los números del organismo indican que la caída de la producción, con respecto al año pasado, es de apenas el 12%, casi la mitad. Por otro lado, como hay menos uvas y habrá menor cantidad de vino, presumen que las bodegas para atender sus despachos recurrirán al estiramiento del vino.

La discusión se da en un intento de los productores por evitar que si, se hace figurar más producción, no se vayan a tonificar los precios de los vinos, porque se presume que, con menos kilos ingresados a las bodegas, los valores del producto pueden llegar a crecer sensiblemente. Y no quieren maniobras que vayan a alterar la situación.

En enero del 2019, el INV sacó una resolución que establece que el vino podrá contener agua “exógena”, pero sólo hasta un contenido máximo del 2,8% de su volumen total. Hay que aclarar que el agua que permite agregar el INV no es agua pura, inyectada sin más en algún momento del proceso de vinificación. Se trata del agua que se utiliza -a veces mezclada con mosto o con el propio vino- para disolver los agregados enológicos en estado sólido necesarios para la producción de la bebida.

Frente al planteo, Hinojosa, titular del organismo, dijo que no va a contestar sobre el tema hasta después de reunirse con los viñateros de San Juan. En principio, el encuentro estaba previsto para el lunes, pero ahora está en duda y se podría reprogramar para otro día.

Como también fue notificado el Ministerio de la Producción del planteo, el titular del área, Ariel Lucero, expresó que “si los viñateros tienen sospechas, que hagan las denuncias. Para esto el INV tiene las herramientas para despejar las dudas”.

Pero la cuestión es que desde las entidades reconocen que no tienen elementos para demostrar las irregularidades.

La nota lleva las firmas de la Federación de Viñateros, Mesa Vitícola y de la Asociación de Viñateros Independientes, todas de San Juan. Desde Mendoza participan la Asociación de Productores del Oasis Este Mendocino y la Asociación de Viñateros de esa provincia. Y solicita una auditoría de los kilos de uvas ingresados a las bodegas. Y la toma de muestras usando el espectrómetro de masas, para determinar la presencia de agua no autorizada en el vino. Y dicen que es para “llevar tranquilidad” al sector acerca de que no se están llevando adelante maniobras que puedan impactar en los precios.

“No podemos hacer una denuncia porque no tenemos los elementos. Pero sí hay un ambiente de preocupación porque no coinciden los números del INV con nuestras estimaciones”, dijo Ramos, de los Viñateros Independientes.

Garcés, desde la federación, pidió que “el INV salga a controlar porque tiene las herramientas para hacerlo. La situación se presta para que haya maniobras dudosas”.

Pablo Martín, de la Mesa Vitícola, sostuvo que “la merma que estimamos, que ronda entre el 20 al 25% no se ve reflejada en los números oficiales del INV. Por otro lado hay temor a que se vayan a producir maniobras de estiramiento de vinos”.

Desde Mendoza, Sebastián Lafalla, de la Cámara de Agricultura, Industria, Ganadería, Comercio y Turismo de Tupungato sostuvo que “compartimos las preocupaciones de los viñateros de San Juan. Y además, el INV hizo un pronóstico malo, con los números errados. Debe salir a controlar que no haya estiramiento de vinos”.

En el sector industrial, Andrés Berzenkovich, de la Cámara de Bodegueros local, expresó que “no nos oponemos a que se hagan las inspecciones que sean necesarias”.

Convocatoria

La Mesa Vitícola hará una reunión de productores el martes, a las 10.30, en el predio de la ex Bodega El Parque, en Caucete. Será para analizar el problema de los números del INV, los precios de la uva y del vino y determinar las acciones a seguir. También temen por la posibilidad de que se importen vinos de Chile.

Comunicate en vivo con nosotros!