Copa Sudamericana de Fútbol: 8vos de final

Lanús, en una noche milagrosa y pese a perder ante San Pablo, logró el pase a octavos. El “Granate” cayó ante el conjunto brasileño por 4 a 3, pero hizo prevalecer los goles de visitante (3-2).

Lanús, en una noche milagrosa, pese a perder ante San Pablo por 4 a 3, en el estadio Morumbí, logró el pase a octavos de final de la Copa Sudamericana, al prevalecer los goles de visitante (en la ida había vencido 3-2).

En un encuentro jugado con tremenda intensidad y un desarrollo muy emotivo, sobre el final el equipo argentino encontró el último gol que le facilitó la clasificación.

Desde el comienzo Lanús optó por buscar el gol para asegurarse el pase a los octavos de final de la Copa Sudamericana, tratando de ahogar en la salida a San Pablo y con la movilidad de Pedro De La Vega intentando desequilibrar a la defensa local.

De ese modo, en los pasajes iniciales generó situaciones inquietantes para la valla paulista con el accionar punzante del juvenil ‘Pepo’ por el extremo derecho, en combinaciones con José Sand.

Por eso, cuando el conjunto local no terminaba de acomodarse en el campo, el desequilibrante pibe de Olavarria, apareciendo por la franja central, sacó un potente derechazo desde fuera del área que dobló la mano izquierda de Tiago Volpi, que pese al esfuerzo no pudo impedir la apertura ´granate’.

San Pablo intentó mejorar, aunque con pocas luces y esporádicas llegadas que no contaban con la pericia necesaria para comprometer al arquero Lautaro Morales.

Sin embargo, una entrada sorpresiva del multicampeón exBarcelona, Dani Alves, tras un tiro de esquina, se conectó con el balón a través de un fulminante cabezazo para encontrar la igualdad.

El equipo argentino, que mantuvo su intensa línea de juego, a punto estuvo de marcar el segundo cuando apareció para cabecear por izquierda Facundo Pérez, que providencialmente cubrió Volpi.

Pero esa segunda conquista la logró en un momento clave del cotejo, a un par de minutos del final del primer tiempo, con las proyecciones de los marcadores laterales. Leonel Di Placido envió un centro aéreo desde la derecha para que por izquierda apareciera el defensor Aguirre para definir.

De esa manera, el lateral zurdo, de 20 años, de reciente debut, tuvo su bautismo de gol en el primer equipo de Luis Zubeldía.

Herido en su amor propio y por la imperiosa necesidad de remontar el resultado, San Pablo encaró el segundo período como una tromba para inquietar la valla visitante en forma constante.

Lo que maduró tuvo su fruto con ese pase magistral entre líneas de Dani Alves para habilitar la carga del ingresado Pablo, definiendo con tiro rasante y cruzado para llegar al empate.

Lanús ya no pudo mantener la intensidad de su juego con el cansancio de algunos valores, como el de los juveniles De La Vega, Alexandro Bernabei y Lucas Vera, que al promediar el complemento fueron reemplazados por los experimentados Nicolás Orsini, Lautaro Acosta (volvía de una lesión) y Facundo Quignón (autor del 3-2 también postrero de la ida), respectivamente.

El torbellino y la superioridad de los paulistas lo sufrieron los ‘granates’ con las posteriores conquistas del adversario, a raíz de una desafortunada acción del zaguero Nicolás Thaller, que venció su propia valla al intentar despejar un centro, y el cabezazo de Gabriel Sara.

Lo que parecía que iba a sellar el pase de ronda para San Pablo, sus cambios defensivos por mantener la ventaja, lo terminaron perjudicando, porque los de Zubeldía, malheridos, fueron por el gol del milagro, que encontraron en los minutos adicionados con una certera aparición de Orsini.

Así Lanús, con un plantel poblado de juveniles, sacó de la competencia a uno de los equipos con mayor experiencia copera en el mítico estadio paulista Morumbí, y ahora deberá enfrentar a Bolivar, de Bolivia, en los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Defensa y Justicia empató con Luqueño y avanzó en el certamen


El equipo dirigido por Hernán Crespo igualó 1 a 1 con el conjunto paraguayo, pero pasó a octavos de final por el resultado global de 3 a 2.

Defensa y Justicia empató con Sportivo Luqueño de Paraguay, 1 a 1, y con un global de 3-2 se clasificó para jugar los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Emmanuel Morales (45m. PT) adelantó al conjunto paraguayo e igualó Braian Romero (36m. ST).

El partido se jugó en el estadio Norberto Tomaghello, en Florencio Varela, y fue arbitrado por el uruguayo Christian Ferreira.

En la primera acción de riesgo llegó el visitante, con un remate de Carlos González que rechazó David Martìnez en la línea de sentencia. Después, el mismo delantero paraguayo probó desde afuera y la pelota se marchó junto al palo derecho del arco de Ezequiel Unsaín.

El local tuvo más la pelota, que buscó abrirla por los costados, como pretende siempre su entrenador Hernán Crespo, y respondió con dos envíos de Braian Romero, también desviados, aunque la más clara fue un tiro libre de Marcelo Benítez que salió apenas afuera.

Pero sobre el cierre de la primera etapa, Unsaìn no pudo contener la pelota en un centro y Morales de cabeza la empujó desde la línea al gol.

En el complemento, Defensa se volcó al campo contrario en busca de la igualdad y tuvo acercamientos con un envío de Romero y un cabezazo de Juan Rodríguez, ambos desviados.

El ingresado Orlando Gaona Lugo -ex Boca y Olimpo de Bahía Blanca- respondió con un remate desde la izquierda también desviado.

Inistió Defensa y tuvo su premio con un remate desde afuera del área de Romero que superó la resistencia del arquero argentino Nicolás Campisi, con paso por Aldosivi y Talleres de Mar del Plata e Independiente de Avellaneda.

Defensa no jugó bien, pero pasó de ronda y ahora esperará en octavos de final al ganador de la serie entre Vasco da Gama de Brasil y Caracas de Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Comunicate en vivo con nosotros!