Bicentenario de la autonomía de San Juan: La decisión de ser provincia

Por Vanesa Téllez: Historiadora

La madrugada del 9 de enero la población de San Juan se había visto sobresaltada con las descargas de fusilería que anticiparon la revuelta del capitán Mariano Mendizábal y su tropa. Con el amanecer la noticia no sólo fue confirmada sino más bien se supo del derrocamiento del Teniente Gobernador genuinamente elegido, Dr. José Ignacio de la Roza, su encarcelamiento, intimidación de pena de muerte y el advenimiento del sublevado como autoridad política y militar.

Mendizábal con el correr de las horas y luego de los días, con algunas opiniones adictas y otras discrepantes, iba percibiendo que su triunfo no era completo sin la legitimación de la representación del pueblo. En vistas de ganar adhesiones había anticipado en un bando que su intervención era transitoria, “…que las bayonetas que tengo el honor de mandar – había dicho –no harán sino sostener las deliberaciones del pueblo…”.

A todo esto el Cabildo que había acompañado a De la Roza en su plan de gobierno en apoyo de la emancipación americana había renunciado por completo. Sin demoras, los opositores a éste tomaron los puestos vacantes. Mendoza por su parte condenó el derrocamiento de la autoridad legítima y cortó toda comunicación con la provincia. Con este horizonte el advenedizo tenía dos opciones: volvía sobre sus pasos o legitimaba su autoridad. Lo cierto era que decidiera lo que fuese, ante la actitud mendocina a San Juan le urgía afrontar una decisión mayor.

El 1ro de marzo de 1820, hace 200 años, en el templo de la Iglesia Matriz (en el solar de la actual Catedral de San Juan) se reunieron los vecinos que el día anterior habían sido invitados a deliberar libremente. La cuestión a dirimir consistía en asumirse como provincia federada o seguir dependiendo de Mendoza. La población entusiasta aunque no sin temor decidió proclamar la autonomía de San Juan como estado provincial.

El acta que se firmó aquel día, y que todavía conserva y salvaguarda el Archivo General de la Provincia, en elocuente unanimidad refrendó que San Juan “…quedaba unida en el modo más solemne a las demás provincias federadas, (…) que reasumida su soberanía se declara el pueblo independiente de la que hasta aquí había sido capital de la provincia y que el actual teniente gobernador [Mendizábal] lo eleva el pueblo a clase de gobernador con todas las prerrogativas y facultades anexas a esta clase”.

Convulsionando al resto de la región de Cuyo que pronto seguiría los mismos pasos, había surgido San Juan como provincia autónoma con la decisión de valerse por sí misma, dueña de su destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comunicate en vivo con nosotros!