Efemérides: a 103 años del fallecimiento de Almafuerte. “No te des por vencido ni aún vencido”

Pedro Bonifacio Palacios, conocido también por el seudónimo de Almafuerte, fue un maestro y poeta argentino, considerado como uno de los «cinco sabios» de la ciudad de La Plata, junto a Florentino Ameghino, Juan Vucetich, Alejandro Korn y Carlos Spegazzini. Murió el 28 de febrero de 1917 en La Plata, provincia de Buenos Aires.

Palacios nació en San Juasto, provincia de Buenos Aires, en el seno de una familia muy humilde. Todavía niño, pierde a su madre y es abandonado por su padre, por lo que fue criado por sus parientes.

Almafuerte fue su seudónimo con el que alcanzó mayor popularidad, aunque no fue el único que utilizó a lo largo de su vida.

Su primera vocación fue la pintura, pero, como el gobierno le niega una beca para viajar a Europa a perfeccionarse, cambia su rumbo y se dedica a la escritura y la docencia.

Ejerció en escuelas de La Piedad y Balvanera, en la ciudad de Buenos Aires. Poco después se trasladó al campo y fue maestro en Mercedes, Salto y Chacabuco. A los 16 años de edad dirige una escuela en Cahcabuco, donde, en 1884, conoce al entonces expresidente (1868 – 1874) domingo Faustino Sarmiento. Tiempo después es destituido por no poseer un título habilitante para la enseñanza, pero muchos afirman que en realidad fue por sus poemas altamente críticos contra en gobierno de entonces.

En los pueblos donde ejerció la docencia, también alcanzó notoriedad como periodista polémico y apasionado, poco complaciente con los caudillos locales.

Luego de dejar la enseñanza obtiene un puesto dentro de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires y más tarde bibliotecario y traductor en la Dirección General de Estadística de dicha provincia. En 1887, se traslada a La Plata donde ingresa como periodista del diario El Pueblo.​

En 1894 retoma su actividad docente en una escuela de la localidad de Trenque Lauquen, pero nuevamente es retirado por cuestiones políticas dos años más tarde.

A comienzos del siglo XX participa un poco de la actividad política, pero a causa de su inestabilidad económica y de que es reacio a aceptar un cargo político, ya que criticaba duramente a quienes vivían a expensas de los impuestos de la gente, no lo hace con mucho entusiasmo.

Al final de su vida, el Congreso Nacional le otorgó una pensión vitalicia para que se pudiera dedicar de lleno a su actividad como poeta. Sin embargo no pudo gozar de ella; el 28 de febrero de 1917 falleció en La Plata, a la edad de 62 años.

Sus poemas

 
El MisioneroLa InmortalJesús y también y Milongas Clásicas, son obras que lo colocan al más alto nivel entre los poetas de habla castellana. Fue un bardo vigoroso, personal, completo, y tanto su vida como sus obras encuadran admirablemente en el seudónimo que adoptó.

En su vida publicó dos libros Lamentaciones, en 1906 y Almafuerte y la guerra, de 1914.

Vivió en la mayor pobreza, a pesar de su extraordinaria producción intelectual. Amó a los humildes y con ellos compartió lo poco que siempre tuvo. «Daba sus sueldos y hasta su ropa y sus cobijas a los pobres… Una noche de invierno, cuando era maestro en una escuela de la provincia de Buenos Aires, había tenido que envolverse, para dormir, con la bandera argentina de la escuelita; y así lo encontraron a la mañana siguiente, aterido de frío…» (Relato de Manuel Gálvez en Caras y Caretas del 2 de diciembre de 1933, número 1835).


Una de las primeras canciones que creó el dúo Gardel-Razzano fue “A mi madre (Con los amigos)” cuyos versos le pertenecen.

Llegó a conocer a los integrantes del dúo, pues amó el culto criollo, y profesó amistad al payador José Betinotti.

El Musico Argentino Ricardo Iorio, pionero en el género del Heavy Metal en español, bautizó a su última banda con el nombre de “Almafuerte” por ser un gran admirador de la obra de Palacios

Fuente: Wikipedia y Orlando Greco (Todo Tango)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Comunicate en vivo con nosotros!