Bailate un tango Ricardo

Ricardo Güiraldes

Hoy se cumplen 134 años del nacimiento de Ricardo Güiraldes, venido al mundo el 13 de febrero de 1886, en Buenos Aires. Fue bailarín y escritor.

Para evocar a ésta figura, tomamos esta semblanza escrita por Gustavo Benzecry Sabá.

Aunque nació en Corrientes angosta y pasó su primera infancia en Europa, alternó su vida entre la estancia familiar La Porteña, de San Antonio de Areco, la ciudad de Buenos Aires y Francia.

Solía tocar la guitarra y cantar; pero tendría 18 años cuando el niño bien ganó en elegancia y buen porte y comenzó a dominar el arte del baile. Así, «mezcla de poeta y cajetilla» —como lo definiría Horacio Ferrer—, llevaría el tango a París junto con sus amigosAlberto López Buchardo, Roberto Levillier, Vicente Madero y Miguel Tornquist, entre otros que lo popularizaron entre 1905 y 1913.

Entonces, Ricardo Güiraldes era aquel playboy cuyo tango se tuteaba por igual en un aristocrático salón parisino como en un burdel. Ya en 1912, un año antes de dar a conocer su poema Tango, habría de mostrar sus cortes con la invitada Yvette Gueté, en la casa de la marquesa de Reské.

Alguna vez Victoria Ocampo celebró: «Ricardo lanzó el tango en París con mucho éxito». El mismo Güiraldes, en su novela autobiográfica Raucho, dedicaría un espacio sobre nuestra danza. Pero acaso fue el poeta Ulyses Petit de Murat, en cuyo tango “Bailate un tango Ricardo”, quien mejor lo definió: “Ricardo Güiraldes baila el tango saliéndose de la vida…”
Y en esa línea todo estuvo dicho.

Cabe destacar que fue el autor de la obra Don Segundo Sombra, inspirado en Segundo Ramírez, un gaucho de raza que conoció en San Antonio de Areco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Comunicate en vivo con nosotros!