Posiciones contrapuestas entre el Gobierno Nacional y Axel Kicilof por el tema presos políticos

El presidente Alberto Fernández manifestó enfáticamente “Me molesta que me digan que tengo presos políticos porque no los tengo”, mientras que el gobernador de Buenos Aires dijo que “Hay políticos presos y se usa la Justicia para ponerlos presos”.

El mandatario nacional se refirió a la polémica originada en el seno del gobierno por la detención de ex funcionarios kirchneristas. “Tenemos que ser prudentes porque en el mundo escuchan lo que discutimos acá”, planteó

La polémica en torno a la existencia o no de presos políticos en la Argentina sumó un nuevo capítulo. Esta vez, el propio presidente Alberto Fernández explicó su posición sobre el tema. Algo fastidiado por la cuestión, aseguró: “Me molesta que digan que tengo presos políticos porque no los tengo”.

Por su parte, en una entrevista publicada este domingo en diario Perfil, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, opinó que “hay políticos presos y se usa la Justicia para ponerlos presos, lo correcto es llamarlos presos políticos”. De esta manera, el dirigente kirchnerista sentó posición en la polémica que divide al oficialismo, y se diferencia de la mirada del presidente Alberto Fernández, quien llegó al punto de pedir a referentes de Derechos Humanos que no se hable de la existencia presos políticos en su Gobierno. Sin nombrarlo, Kicillof salió en defensa de Amado Boudou, luego de que se conociera que el ex titular de The Old Fund, Alejandro Vandenbroele, fue retribuido con un hotel en Mendoza tras declarar en contra del ex vicepresidente en calidad de arrepentido, en la causa por la presunta apropiación de la imprenta Ciccone. “Políticos presos con prisiones preventivas, arrepentidos truchos. Ahora nos enteramos de que a Vandenbroele le pusieron un hotel en Mendoza. Debería chequearse si Vandenbroele se arrepintió y le pagaron con un hotel. En un momento declaró en contra de un funcionario del gobierno anterior. Hay lawfare detrás de eso: usar la Justicia para inventar mentiras, presionar. La persecución judicial es un arma política detestable”, indicó. En este marco, denunció que él mismo fue víctima de “lawfare”, y que tuvo como ejecutante al fallecido juez Claudio Bonadio y recordó que ese juez lo procesó y elevó a juicio oral por la causa de dólar futuro, sin que pudiera sustentarse en el expediente “una pizca, una centésima de delito”. “No encontré a ninguna persona, especialista en finanzas, en derecho, en periodismo, que me diga que lo que hice es un delito. Pero me imputó, no tomó nada de lo que dije. No leyó nada, impartió sentencia y nos elevó a juicio oral. Eso es una Justicia utilizada políticamente. Y viene luego de tapas y tapas de los diarios contra Cristina, contra mí, contra todos”, cuestionó.

Fuente Diario Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Comunicate en vivo con nosotros!