Misa en Acción de Gracias por la Navidad en los jardines de la Gobernación

En la víspera de la Nochebuena y Navidad, en los jardines de la Gobernación se llevó a cabo la tradicional misa que que ofició el arzobispo de San Juan ante las máximas autoridades locales.

El gobernador Sergio Uñac y el vicegobernador Roberto Gattoni, acompañados por sus respectivas esposas, Silvana Rodríguez y Coppelia Aubone, encabezaron el oficio que contó con la presencia de ministros del Poder Ejecutivo y Poder Judicial, legisladores nacionales y provinciales, intendentes y funcionarios de diversas áreas de gobierno, autoridades militares e invitados especiales.

Monseñor Jorge Lozano ofició la misa en cuya homilía resaltó la trascendencia para la humanidad del nacimiento del Niño Jesús, en la ciudad de Belén.

De ese acontecimiento, el prelado dijo que podíamos imaginar la alegría, la sonrisa con que María y José contemplaban al niño recién nacido y daban gracias a Dios.
El obispó añadió: “Yo también quiero gozar de esa mirad, quiero que la Virgen María me mire a mí y les deseo a cada uno de ustedes los mire también con esa sonrisa y la ternura de una madre que ama hasta el fin”.

“La Nochebuena, la Navidad es un tiempo en el que queremos sentirnos juntos al Niño para ser arropados y mimados junto a él en la noche”, agregó el oficiante.

Lozano expresó luego que se habla de Nochebuena porque hay luz, hay fiesta, alegría entre los pobres y cobijo entre los desamparados. Se celebra la Nochebuena porque hay sueños en el corazón humano, porque con todos los obstáculos que tuvieron María y José en el viaje a Belén, aun con los ninguneos de la posada o la indiferencia, podemos decir que también hoy nos ha nacido un salvador.

“Los dilemas de esa noche en Belén siguen estando en nuestros corazones porque no son planteos circunstanciales sino existenciales”, dijo luego monseñor Lozano.

En otro pasaje de su reflexión, el obispo dijo que el espíritu navideño nos mueve a la fraternidad y a la solidaridad con los pobres, a los que no tienen trabajo, los que están atrapados por alguna adicción, a los enfermos, a los ancianos muchas a veces abandonados del afecto familiar. Dios quiere nacer allí también como si fueran fieles reflejos de su cuna en el establo.

“Muchos de ustedes están comenzando un nuevo período constitucional de servicio democrático. Hace poco, el 10 de diciembre expresaron públicamente sus compromisos. En esta noche quiero pedir al Niño de Belén les conceda reconocerlo a él en los más débiles que hace mucho siguen esperando y les alienten la esperanza en que un mundo nuevo, un mundo mejor es posible porque todavía es posible el amor y la ternura de nuestros corazones. Qué así sea”, concluyó monseñor Lozano.

Luego de concluido el oficio religioso, que contó con el aporte del coro de la Universidad Nacional de San Juan, un grupo de chicos pertenecientes a distintas instituciones educativas y parroquiales de la provincia efectuaron una representación del nacimiento de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comunicate en vivo con nosotros!